Saltar al contenido

SANTERÍA

La Santería

La santería es una religión prominente que se encuentra en Cuba, Puerto Rico y la República Dominicana. Según la Enciclopedia Británica, los esclavos africanos traídos de la región de Yorùbán a Cuba también trajeron sus prácticas religiosas de la misma manera que los esclavos trajeron el vudú a Haití. Y, como Voodoo, las creencias religiosas de Yorùbán evolucionaron a través de la mezcla del catolicismo romano con la santería moderna.

Fundada por esclavos africanos

La santería también tomó aspectos religiosos de varias prácticas en África occidental y el Caribe, así como algunos ideales espirituales de nativos americanos. La combinación de estas prácticas creó una única religión basada en la tradición oral.

El sistema de creencias de la santería incluye:

  • Deidades
  • Percusión sagrada con baile
  • Cantos
  • Sacrificios de animales

En el centro de la santería se encuentra la religión Yorùbá. Los antropólogos creen que los Yorùbá emigraron de varias regiones del Medio Oriente, incluyendo Egipto y Asiria.

La religión Yorùbá abarca una forma de adivinación en trance utilizada para comunicarse con el mundo de los espíritus. Muchas de estas prácticas parecen similares al Vudú, como invitar a los espíritus a poseer participantes del ritual para que puedan comunicarse con lo divino.

Como sucedió con la mayoría de las religiones esclavas, la religión Yorùbá fue reemplazada por la de sus dueños. Aunque los esclavos fueron obligados a bautizarse y convertirse al catolicismo, conservaron su herencia a través de sus prácticas religiosas.

Los esclavos conectaron su religión con el catolicismo de la misma manera en que lo hicieron los esclavos en Haití con el vudú. La transformación de la religión original se puede observar en cómo las deidades Yorùbá (Orichás) se mezclaron con los santos católicos.

Sacerdotes y sacerdotisas de la Santería

No todos los iniciados están en camino de convertirse en sacerdotes o sacerdotisas, pero sí tienen un padrino que los patrocina y los ayuda a aprender. Si bien no hay iglesias en la religión de la santería, hay Ilés (templos casas o casas de santos).

Ilé suele ser el hogar del sacerdote (Santero) o de la sacerdotisa (Santera) o un edificio alquilado. Una parte de la casa está dedicada a un santuario que honra a uno o más Orichás, con un altar (igbodu).

En su libro, Santería: espíritus africanos en América, Joseph M. Murphy describe a Ilé como una “jerarquía compleja de iniciados agrupados en familias de ahijados”. El Ilé se usa a menudo para describir a esta extensa familia de una comunidad.

Después de pasar por una iniciación de limpieza seguida de cuatro iniciaciones principales, el sacerdote o la sacerdotisa pasa el año siguiente vistiendo solo de blanco y evitando el contacto con cualquier persona no iniciada. Al final del año, se lleva a cabo una ceremonia y al iniciado se le otorga el derecho de realizar iniciaciones y limpiezas, realizar consultas y administrar remedios a los enfermos y afligidos.

Algunos sacerdotes se convertirán en adivinos a través de la adivinación con concha de cauri, pero rara vez se permite a una sacerdotisa este derecho. Sacerdotes y Sacerdotisas sirven como representantes de Orichás y son tratados con gran reverencia y honor como un conducto divino.

Rituales y ceremonias

La música, los tambores, el canto, el baile, la oración y la comida forman parte de las ceremonias y rituales de la santería . Los tambores se consideran sagrados y solo los hombres pueden ejcutarlos. Los bailarines muestran su respeto al no darles nunca la espalda a los percusionistas.

Algunas danzas rituales se realizan cubriendo el cuerpo con polvo blanco hecho de cáscaras de huevo (cascarilla) y dibujando símbolos espirituales con él. El objetivo de los rituales es ayudar al intérprete a conectarse con los Orichás. El objetivo final de estas prácticas es reconectarse con lo divino, Olodumare (Dios).

Como en el vudú, los espíritus a menudo poseen a aquellos que participan en ceremonias y rituales. Se usa una terminología similar, como el espíritu “montando” a la persona como si fuera un caballo. El espíritu se mueve a través de la persona en el baile y toma parte en la comida del animal sacrificado que se ha cocinado y preparado para la celebración.

Es importante notar que muchas de las prácticas de Santería son para los practicantes rituales recordatorios de su historia como esclavos de África. Existen rituales muy complejos y específicos para las aflicciones de los espíritus, como un espíritu intrusivo que se adhiere a una persona o que mediante conjuro es enviado a causar estragos en la vida o relación de una persona. El afligido consulta y trabaja con un sacerdote o sacerdotisa para no solo resolver su problema, sino también el problema espiritual que ata al espíritu atribulado.

El sacerdote o sacerdotisa ayuda a determinar primero si hay una lucha con un espíritu, conocido como torsión espiritual (trastornos). Dependiendo del tipo de torsión, el sacerdote o la sacerdotisa ayudarán a la persona, no solo desahuciando al espíritu agresor, sino también tratando la posesión como un llamado a la curación.

Prácticas de curación y posesión del Espíritu

Un sacerdote o sacerdotisa es a menudo un sanador o herborista de Santería, aunque no es un requisito que un sanador sea un sacerdote o una sacerdotisa. Algunas veces un sacerdote o sacerdotisa trabajará con un sanador. Existen varias prácticas tradicionales de curación encontradas en Cuba, especialmente aquellas que usan remedios herbales.

Un sanador ayuda a las personas que sufren problemas espirituales que se manifiestan en enfermedades físicas. Esto requiere que el sanador se conecte con lo divino y luego interprete lo que está pasando con la persona enferma. A menudo se culpa a los espíritus de la mala suerte y de las enfermedades.

Dado que el sistema de creencias de la santería se basa en la teoría de que toda la vida proviene de una fuerza vital primaria conocida como el aché o crecimiento, el aché es muy central. Según Cynthia Duncan, PhD e iniciada sacerdotisa, el aché existe en todo y es demasiado complejo para comprenderlo por completo. Conduce al individuo a evolucionar al equilibrar el corazón, la mente y el cuerpo con el espíritu. A través de esta guía, los practicantes encuentran sus caminos y propósitos en la vida.

El sacerdote o sacerdotisa aprovecha esta energía para una amplia gama de usos. Por ejemplo, el sacerdote o la sacerdotisa puede usar el aché para conectarse y comunicarse con los espíritus para facilitar las curaciones, las adivinaciones o los consejos.

Sacrificios animales y significados religiosos

El sacrificio de animales juega un papel vital en la santería. Los pollos son el animal más comúnmente utilizado, aunque se pueden utilizar otras aves, así como cabras, ovejas y otros animales. Los sacrificios rituales de los animales deben realizarse de una manera muy precisa y específica para cortar el área del collar.

Este proceso representa el corte de las sogas atadas alrededor del cuello de los esclavos cuando fueron colgados. El corte ritual se hace para protegerse contra tal destino. Según una entrevista con un sacerdote de santería publicada en Antropología Cultural, el punto clave de ser un sacerdote es convertirse en “Lucumi” (Yorùbá esclavizado) como una forma de recordar el patrimonio y lograr un mayor autoconocimiento.

Los practicantes de santería aceptan que comparten el mundo y el espacio que los rodea con espíritus, y estos espíritus pueden incluso estar en sus cuerpos. Se conectan y se comunican con estos espíritus durante rituales y momentos de posesión espiritual y trance.

Los sacrificios de animales se realizan para bendecir varios eventos de la vida, como un matrimonio, muerte, nacimiento y curación. Después del ritual, el animal es cocinado y comido, excepto cuando es sacrificado para un rito de muerte o curación. En esos casos, la muerte o la enfermedad se transmiten al animal. Los espíritus se alimentan de la sangre del animal. Quienes participan en el ritual comparten el animal con el Orichá al comerlo.

Comprender la santería y sus prácticas

La santería es una religión de múltiples capas impregnada de antiguas tradiciones mezcladas con otras religiones. Aquellos que practican la santería se mueven a través de la vida junto a los espíritus, y participan en las curaciones y en un vasto cúmulo de rituales empapados tanto de lo sobrenatural como de las energías del mundo físico.